EL LIBRO DEL EGO.- LOS IDEALES -SEGUNDA PARTE: (SEGUNDO ESCRITO)

osho-olvidate-de-la-ilusion

MUCHAS PERSONAS TE HAN TORCIDO LA CABEZA, la mente, de muchas formas, según sus ideas de cómo deberías ser. No tenían mala intención. Tus padres te querían, tus profesores te querían, la sociedad quiere que seas alguien. Tenían buenas intenciones, pero escaso entendimiento. Olvidaron que no se puede convertir un macizo
de caléndulas en un rosal, ni viceversa.
Lo único que puedes hacer es contribuir a que las rosas sean más grandes, a que tengan más color y más fragancia. Puedes aportar todos los productos químicos necesarios para transformar el color y el perfume el abono, la tierra adecuada, el riego conveniente en los momentos oportunos, pero no conseguirás que el rosal de lotos.
Y si empiezas a decirle al rosal que tiene que dar flores de loto y desde luego, las flores de loto son preciosas y muy grandes, lo estarás condicionando de mala manera, algo que solo contribuirá a que el rosal jamás de lotos. Además, su energía se canalizará mal, de modo que ni siquiera dará rosas, porque ¿de dónde sacará la energía para producirlas? Y entonces no habrá ni lotos ni rosas, y naturalmente, el pobre arbusto se sentirá vacío, frustrado, yermo, indigno.

Sigue leyendo

EL LIBRO DEL EGO.- LOS IDEALES -SEGUNDA PARTE: (PRIMER ESCRITO)

osho-olvidate-de-la-ilusion

LOS IDEALES
Érase una vez un osito polar que le preguntó a su madre:
¿Papá también era un oso polar?
Pues claro que tu padre era un oso polar.
Pero mamá, dime una cosa: ¿el abuelo también era un oso polar? añadió el osezno al cabo de un rato.
Sí, también era un oso polar.
Pasa otro rato y el osezno pregunta:
¿Y mi bisabuelo también era un oso polar?
Sí, también. ¿Por qué me lo preguntas?
Porque estoy muerto de frío.
Osho, me han dicho que mi padre era un oso polar, que mi abuelo también, pero estoy
muerto de frío. ¿Cómo puedo cambiar esto?
Da la casualidad de que conozco a tu padre, y a tu abuelo, y también da la casualidad de que conozco a tus bisabuelos: todos se morían de frío. Y sus madres les contaron la misma historia, que tu padre era un oso polar, y tu abuelo, y también tu bisabuelo.

Si te mueres de frío, te mueres de frío y no hay más que hablar. Esas historias no ayudan a nadie. Solo sirven para confirmar que incluso los osos polares pasan frío. Hay que ver la realidad, no centrarse en las tradiciones ni volver al pasado. Si tienes frío, tienes frío y no hay más que hablar. Y el hecho de ser un oso polar no es ningún consuelo.
Esa es la clase de consuelo que se le ha ofrecido a la humanidad. Cuando estás a punto de morir, estás a punto de morir, y a alguien se le puede ocurrir decirte: «No tengas miedo, porque el alma es inmortal». Pero tú te estás muriendo.

Sigue leyendo

“EL LIBRO DEL EGO.- EL EGO -PRIMERA PARTE ( ESCRITO 2)

La idea de un centro separado constituye la raíz del ego.
La idea de un centro separado constituye la raíz del ego. Cuando un niño nace, llega al mundo sin un centro propio. Durante los nueve meses en el vientre de la madre funciona con el centro de la madre como el suyo propio; no está separado. Después nace. Entonces resulta práctico considerar que se tiene un centro separado, propio; en otro caso, la vida será muy difícil, casi imposible.
Para sobrevivir y para luchar por sobrevivir en la batalla de la vida, todos necesitan cierta noción de quiénes son. Y nadie tiene ni idea.

En realidad, nadie puede tenerla, porque en lo más profundo somos un misterio. No podemos tener ninguna idea al respecto. En lo más profundo, no somos individuos, sino universales.
Por eso, si le preguntas a Buda: «¿Quién eres?», guardará silencio y no contestará. No puede hacerlo, porque él ha dejado de ser un individuo, es la totalidad; pero en la vida cotidiana incluso Buda tiene que emplear la palabra «yo». Si tiene sed, dirá: «Tengo sed. Ananda, tráeme un poco de agua; tengo sed». Por eso sigue empleando la significativa primera persona, el «yo». A pesar de ser ficticia, también tiene sentido, pero hay muchas ficciones con sentido.


Por ejemplo, el nombre que nos ponen a cada uno. Eso es una ficción. Llegaste al mundo sin nombre, no con él; el nombre te lo ponen otros. Después, a base de repetirlo constantemente, empiezas a identificarte con él, pero es una ficción.
Pero decir que es ficticio no significa que sea innecesario. Es una ficción necesaria, porque si no, ¿cómo dirigirse a las personas? Si quieres escribir una carta a alguien, ¿a quién la diriges?
Un niño escribió una carta a Dios. Su madre estaba enferma, su padre había muerto
y no tenían dinero; le pedía a Dios cincuenta rupias.
En Correos se quedaron perplejos cuando llegó la carta. ¿Qué hacer? ¿Dónde enviarla? Estaba dirigida a Dios. Así que la abrieron. Les dio pena el niño y decidieron reunir algo de dinero y enviárselo. No reunieron lo que el niño pedía, cincuenta rupias, sino cuarenta.
Llegó una segunda carta, también dirigida a Dios, y en ella el niño había escrito lo siguiente: «Estimado señor: por favor, la próxima vez mándeme el dinero directamente a mí, no a Correos. Se han cobrado diez rupias de comisión».
Sería complicado que no tuviéramos nombre. Aunque en realidad nadie tiene nombre, se
trata de una ficción muy útil. Se necesitan los nombres para que los demás te llamen, se necesita la primera persona, el «yo» para que te llames a ti mismo, pero es simplemente una ficción. Si profundizas en tu interior comprenderás que el nombre ha desaparecido, que ha desaparecido la idea del «yo», no queda más que una simple presencia, la existencia, el ser.
Y ese ser no es algo separador, no es tuyo ni mío; ese ser es de todos. Y en ello están incluidos los ríos, los árboles, las piedras, las montañas, todo. Lo incluye todo, sin excluir nada: el pasado, el futuro, la inmensidad del universo. Cuanto más profundices en ti mismo, más comprenderás que las personas no existen, que no existen los
individuos. Lo que existe es la pura universalidad. En la circunferencia tenemos nombres,
egos, identidades, y cuando pasamos de la circunferencia al centro desaparecen todas
esas identidades.
El ego no es más que una ficción útil. Utilizadla, pero sin dejaros engañar por ella. 
¿Funcionamos siempre mediante el ego o en algunos momentos nos libramos de él?
Como el ego es ficticio, en algunos momentos te libras de él. Como es una ficción, solo puede mantenerse si tú lo mantienes. La ficción requiere un mantenimiento, al contrario que la verdad, y de ahí la belleza de la verdad. Pero una ficción hay que pintarla continuamente, apuntalarla aquí y allá, porque se desmorona sin cesar. Cuando consigues apuntalarla por un lado, empieza a desmoronarse por el otro.
Y eso es lo que hace la gente durante toda su vida, intentar que la ficción parezca la verdad. Si tienes más dinero, puedes tener un ego más grande, un poco más sólido que el de un pobre. El ego del pobre es pequeño; no se puede permitir un ego mayor. Si llegas a primer ministro o presidente de un país, tu ego se hincha al máximo y dejas de tener los pies en el suelo.
Nuestra vida entera, la búsqueda de dinero, poder, prestigio, esto y lo otro, no es sino la búsqueda de puntales, de apoyos, para mantener la ficción. Y en realidad sabemos que la muerte se aproxima. Hagamos lo que hagamos, la muerte lo destruirá; pero a pesar de los pesares, seguimos adelante: a lo mejor mueren todos los demás, pero tú no.
Y en cierto modo es verdad. Como siempre has visto morir a otros, pero no a ti mismo, parece que es verdad, y también lógico. Mueren esa persona y la otra, pero tú no. Tú siempre estás allí para lamentarte, para acompañarlas al cementerio y despedirte de ellas, pero después vuelves a tu casa.

Sigue leyendo

“EL LIBRO DEL EGO.- EL EGO (PRIMERA PARTE)

El ego es un iceberg. Fúndelo. Fúndelo en las profundidades del amor para que desaparezca y tú pases a formar parte del océano.

¿QUÉ ES EL EGO?

El ego es justo lo contrario de tu verdadero ser. El ego no eres tú, sino el engaño creado por la sociedad para que te entretengas con esa baratija y no te plantees preguntas sobre lo verdadero. Por eso insisto tanto en que, a menos que te liberes del ego, jamás llegarás a conocerte.

Naciste con tu auténtico ser.

Después empezaron a crearte un falso ser: eres cristiano, eres católico, blanco, alemán, perteneces a la raza elegida por Dios, estás destinado a dominar el mundo, etcétera. Crean una falsa idea de quién eres. Te ponen nombre y en torno a ese nombre crean ambiciones, condicionamientos.

Y poco a poco porque lleva casi una tercera parte de la vida actúan sobre el ego en el colegio, en la iglesia, en el instituto, en la universidad… Cuando acabas la universidad has olvidado por completo tu ser inocente. Eres un gran ego que ha superado la universidad con matrícula de honor y está preparado para salir al mundo.

Sigue leyendo

EL CODIGO JESÚS : (APENDICE) 30 DIAS DE MEDITACIONES Y FINAL DEL LIBRO

30 días de meditaciones provenientes de las Lecciones.
Cierra tus ojos, relájate, y muévete suavemente hacia arriba y hacia dentro de ese lugar secreto en tu interior donde vive la Realidad, el hogar de la Divina Conciencia. Sé plenamente consciente de la Luz del Espíritu, y siente el amor de la Presencia en tu centro del corazón. Descansa un momento en el Silencio, después abre tus ojos y lee despacio y contempla la meditación de ese día, sintiendo su energía y dejando que las palabras se absorban en tu conciencia. Después de algunos minutos, regresa al Silencio y escucha la Palabra interior. Escribe en tu diario el mensaje que has recibido.
DÍA 1
No habito en el pasado, porque éste no existe, y tampoco quedan restos de los ayeres de la vida. He recibido iluminación fresca por parte del Espíritu, y todas las tristezas y temores  compulsivos han sido retirados. Ahora soy libre para subir la escalera hacia una conciencia espiritual plena y completa. Comienzo de nuevo.
DÍA 2
Dios ES. Dios es la única Presencia y Poder universal, el Corazón Cósmico del Amor, expresándose como toda lo que es bueno, verdadero y hermoso en la vida. Yo soy esa Expresión.
Yo y el Espíritu de Dios somos uno y el mismo. Yo soy Dios siendo yo, y Dios se ama a Sí Mismo al ser como yo.
YO SOY
YO SOY consciente.
YO SOY conscientemente consciente.
YO SOY conscientemente consciente de la presencia de Dios.
YO SOY conscientemente consciente de la presencia de Dios que YO SOY
YO SOY conscientemente consciente de la presencia de Dios que YO SOY como yo.
Ahora oigo y escucho la Voz de la Verdad hablar desde la quietud interior.
DÍA 3
Ahora soy consciente del poderoso Yo que existe en el centro de mi único Yo expresándose como una vida perfecta y un perfecto mundo.
Renuncio a la falsa creencia de que soy un ser humano, y acepto la verdad de que soy Espíritu puro expresándose como cuerpo y alma. Dios es mi único Ser, mi única Existencia.
No soy una mente humana, porque sólo hay una Mente Mente-Dios, y Dios no creó nada que fuera opuesto a Sí mismo.
Soy consciente de mi único Yo, la Verdad de mi Yo. Soy consciente de Mí, el Único, y a través de esta conciencia de mi Ser, el reino fluye en forma y experiencia perfectas.
Soy como Jesús física, mental, emocional y espiritualmente. ¡Soy un ser completo!
DÍA 4
Soy un ser espiritual y me he adaptado a mí mismo a la densa energía del plano terrenal,
pero nunca nací y nunca moriré. Descarto todas esas temerosas ideas de mi mente y soy libre para vivir plenamente ahora. La vida de Dios es mi vida, inmortal, eterna, para siempre.
DÍA 5
En este día hago el compromiso de fortalecer mi conciencia, entendimiento y conocimiento de Dios, mi único Ser. Haré esto a través de amar mi Sacralidad con toda mi mente, mi corazón y mi alma. Hago esto ahora con la plenitud de mi ser. Reconozco la Presencia dentro de mí como el único poder en acción en mi vida y en mis asuntos. No hay otra. La omnipotencia, de dentro hacia fuera, reina suprema en mi vida.
DÍA 6
Mientras más consciente estoy del Espíritu, más llena el Espíritu mi conciencia. Enfoco mi mente en la Verdad que YO SOY y abro la puerta, y toda sensación de separación se disuelve al darme cuenta de mi unicidad con mi Divina Realidad. La única Luz del amor, la paz y la comprensión se establece en mi corazón, y siento la Divina Llama de mi Ser Sagrado iluminando todo mi ser.
A partir de este momento, dedico mi vida a la Verdad. Mi compromiso es completo y está sustentado por la voluntad de Dios.
DÍA 7
Me he movido de la ley kármica a la ley espiritual y el Espíritu está ahora tomando mis decisiones por mí desde la más elevada perspectiva.
Me siento dramáticamente diferente. Hay una gentileza combinada con una fortaleza interior, con un sentido más amplio de paz nacido del amor, y mi vida pertenece a un orden más elevado.
Ahora soy una influencia sanadora y  armonizante para todo aquel que encuentre en mi camino a través de la vida.
DÍA 8
El Espíritu, el único Poder, está presente en todas partes, eso significa que mi vida y mi mundo están llenos de armonía, relaciones amorosas, plenitud física, éxito real y pródiga abundancia. 

No tengo problemas. Eran sólo falsas creencias y fueron disueltas por el Espíritu que fluye a través de mí para revelar la Realidad del cielo en la tierra.
Estoy consciente de la actividad del Espíritu, el único Poder en acción en mi conciencia.
Siento el amor brillante, el poder radiante, el flujo de sabiduría. Yo soy Jesús, y todo está bien.
DÍA 9
Soy conscientemente uno con la Mente Infinita interior, y a través de esta conciencia que pulsa a través de mi ser, entiendo la  Omnisciencia. El Espíritu que YO SOY lo sabe todo, ve cada una de mis necesidades, y con amor eterno ha satisfecho ya esa necesidad.
En verdad, no hay nada que pedir. Simplemente tengo que conservar mi conciencia de la Omnisciencia y Su divina actividad. Esta actividad es Omnipotente, el único poder, surgiendo de mí como una poderosa base para revelar y expresar una vida llena, completa y dichosa. Estoy consciente de esto. Lo entiendo. Lo veo. Lo sé.
DÍA 10
Me muevo ahora en una Nueva Realidad. Es mi Vida Ideal, donde todo es perfecto. Me vuelvo hacia dentro y veo y conozco y siento el Cuerpo Ideal de pura energía completo, radiante y lleno con la única Vida del Espíritu. Vivo el Ideal del Cuerpo.
DÍA 11
Vivo y me muevo y tengo mi ser en pródiga abundancia, porque eso es lo que es Dios. La Conciencia de Abundancia Universal se individualiza como yo, y veo sólo desde la más elevada visión de la plenitud y la integridad de mis asuntos financieros. Vivo el Ideal de la Abundancia.
DÍA 12
Veo mi Ideal del perfecto éxito creativo, y en el espíritu de Tener, sé que aquello que veo es en lo que me convertiré. Soy la plenitud del logro perfecto, de la victoria total y del triunfo. Hago lo que amo y amo lo que hago. Vivo el Ideal del Éxito.
DÍA 13
Mis relaciones son perfectas, porque amo y me aman, y me veo a mí mismo como todos.
Doy a todos la felicidad y la armonía que SOY y TENGO, que inunda y es interminable.
Vivo el Ideal de la Relación.
Cualquier otro detalle en mi vida es perfecto, porque vivo la Vida Ideal. Ésta es ahora mi Realidad, y observo cómo mi mundo refleja esta perfección. Vivo el Ideal de la Vida.
DÍA 14
Soy el poder curativo para otros, porque soy omnipresente, uno con todos en la unidad de toda la vida. Veo a cada uno como mi propio Ser, y el poder se libera para revelarla realidad de la plenitud.
Dejo que la Luz del Espíritu vaya delante de mí ahora, para probar que nada es imposible,
porque Ella establece el campo de fuerza para la plenitud, independientemente de la situación o condición. La Divina Intención del Espíritu nunca falla, y soy una influencia
curativa dondequiera que voy.
DÍA 15
¿Qué es lo que hay en mi cuerpo que está llamando mi atención? Es una falsa creencia que ha sido proyectada en mi vehículo físico. Sé que mi cuerpo no tiene el poder de enfermarse, porque no tiene una mente propia. Es simplemente partícipe de una energía no calificada, que está dando la apariencia de enfermedad.
Ahora me vuelvo a mi interior hacia mi único Ser, el Yo que SOY, y descanso en la seguridad de que la Omnisciencia y la Omnipotencia están manteniendo mi cuerpo en perfecta plenitud. Conecto mi mirada a la Presencia que todo lo sabe, el único Poder, y dejo que la brillante Luz del Amor se mueva a través de mis sistemas mental y emocional, disolviendo falsas creencias y curando los patrones erróneos que he creado.
Veo sólo al Cuerpo Ideal.
DÍA 16
Soy el Espíritu de Dios que YO SOY. Soy el Espíritu de Dios que YO SOY como pródiga abundancia. Soy el Espíritu de Dios que YO SOY como pródiga abundancia en expresión radiante en mi vida y mis asuntos.
El dinero es una idea espiritual en mi conciencia. Esta idea es ilimitada; por lo tanto, la expresión de la idea en forma visible es ilimitada. Soy la ley espiritual que gobierna a esta idea espiritual. Soy el principio de la abundancia.
Soy la energía irradiante de la abundancia, y dejo que esta energía llene mi mundo y vuelva a mí como una completa suficiencia de dinero y de cualquier otra cosa buena.
Estoy irradiando la energía y el amor de Dios. Estoy atrayendo lo que es mío por derecho de conciencia.
Ya no dejo que mi mente y emociones habiten en la escasez, porque sé que no existe tal cosa. Pongo mi fe en Dios, en el Espíritu que YO SOY, en el pozo de abundancia que fluye constantemente desde la fuente divina interior, y en el divino proceso de la manifestación perfecta.
DÍA 17
Es el amor de Dios encarnado en mi conciencia el que está haciendo el trabajo. Descanso en la Madre Sustancia y dejo que el amor haga todo por m4como yo. Sabe exactamente qué hacer y lo está haciendo ahora.
No recurro a Dios para cosas materiales. Volteo a mi interior y me vuelvo receptivo al flujo de la Madre- Amor, y dejo que mi conciencia de amor se manifieste como plenitud total en mi vida.
DÍA 18
Entiendo ahora que los efectos de este mundo pertenecen al pasado y no son creativos.
Un efecto no da origen a otro, porque todo emana de la conciencia.
Afirmo con mente y corazón que ninguna persona, lugar, cosa, condición o situación del mundo exterior tiene poder sobre mí, o tiene poder de crear otros para mi.
Pongo mi total dependencia en el Espíritu interior, liberando todo a la presencia del Dios que YO SOY, sabiendo que el Amor ha satisfecho cada una de mis necesidades, anhelos o deseos, incluso antes de que fueran  experimentados en mente y corazón.
Soy como Jesús, por siempre uno con el Padre-Poder- Voluntad, y la Madre-SustanciaAmor. Soy una Persona Plena, espiritual, mental, emocional y físicamente. Y mi mundo refleja esa Plenitud.
DÍA 19
Nada puede tocarme excepto Dios porque Dios es todo lo que existe. ¿Qué hay que temer? Como Ser de Dios, todo el poder está dentro de mí como una guía protectora, y alrededor de mí como un escudo de seguridad. Deposito mi confianza en la Omnipotencia.
DÍA 2O
Busco el bien de todos, porque Dios se da universalmente a través de la omnipresencia.
No hay premio ni castigo, sólo amorosa generosidad brillando constantemente como plenitud, derramándose como nutriente plenitud para todos.
Lo que quiero para mí, lo quiero para todos.
DÍA 21
Es mi voluntad que todo obstáculo a una vida plena y completa sea retirado. Si hay una falsa creencia en la escasez, decreto que sea disuelta ahora.
Si hay una mentira que se manifiesta como una enfermedad, que la Verdad la remplace ahora.
Si existe un patrón de error por juzgar a otros y se está expresando como relaciones tensas, exijo que sea eliminado ahora. Si un mal pensamiento ha resultado en fracaso, es mi voluntad que todos los pensamientos semejantes sean corregidos ahora.
Estoy listo y dispuesto a vivir una vida rica, plena, amorosa y exitosa, que me corresponde por derecho divino.
¡La voluntad de Dios es mía!
DÍA 22
En este día recuerdo volverme al interior y tocar en meditación a la sagrada Presencia, abrirme a la voz del Espíritu interior, y ver mi conciencia como la red de sustancia, la provisión que todo lo incluye.
Y para cualquier experiencia indeseable, estiro mi mano como el poder de la manifestación, e irradio la energía de la voluntad para renovar todas las cosas. ¡Yo soy como Jesús!
DÍA 23
Miro mi vida, mi mundo, a través de los ojos espirituales ahora, y veo sólo la Verdad de Ser. Todo aquel etiquetado como hombre o mujer es en realidad el Espíritu de Dios hecho visible a través de la acción mental. Detrás de esta apariencia física está el único Ser radiante, el Cristo. Es esta Presencia que veo en cada encuentro. No puede haber otro;
Dios es todo lo que hay.
La Verdad que veo en mi vida, mi mundo, es Mente en manifestación perfecta, ya sea en estructura, cosa, forma de vida, condición o experiencia. Nada que sea bueno o hermoso falta, y todo aquello que no sea de Dios, no existe. Veo una vida perfecta y un mundo perfecto, porque nada existe opuesto a Dios, y la Verdad no tiene opuesto.
Sé esto ahora, y estoy siendo elevado cada vez más alto en la conciencia espiritual. ¡Yo soy como Jesús!
DÍA 24
Acepto hacer todo lo que pueda para mantener mi mente en la Presencia que YO SOY, para sentir el amor y la dicha, para tener amorosos pensamientos hacia todos, y para actuar siempre a partir de un sentido de dirección interior.
Para lograr esto, nuevamente libero todos los miedos, resentimiento, condenación y falta de perdón. Rindo todas las equivocaciones pasadas y los errores de juicio y me vacío de todo falso orgullo y emociones egocéntricas.
Todo aquello que hay en mi conciencia que pueda sujetarme lo lanzo ahora sobre el Cristo interior para que sea disuelto. Elijo vivir bajo la gracia, en conciencia espiritual. Y veo y sé que esta conciencia es la influencia armonizadora perfecta en todas las relaciones, el ajuste perfecto en todas las situaciones, la liberación perfecta de todos los enredos, la plenitud perfecta en mi vida.
Ahora sigo adelante con fe, poniendo mi confianza en Cristo como mi conciencia, y viviendo cada momento con un corazón rebosante de gratitud, amor y dicha.
DÍA 25
Dios se expresa a Sí Mismo como yo, y yo vivo eternamente en Dios, con Dios, como el Espíritu de Dios. La plenitud de la Deidad habita en mí y se expresa a través de mí como toda cosa buena y perfecta. Soy un canal para el cambio positivo en este mundo.
Reconozco mi valor como un ser individual viviendo en la tierra en este momento. Como la valía misma de Dios, soy parte del Gran Plan de la creación continua, y mi contribución a este mundo es vitalmente importante en el esquema divino.
Equilibrado, poderoso y tranquilo, hago mi parte con amor y alegría. Estoy abierto, receptivo y sin culpa a la acción correcta, y dedicado a mi propósito en la vida. Todo lo que hago está lleno de valor y de significado. Soy merecedor porque yo sé quién soy.
DÍA 26
Vivo con el disfrute y la pasión del momento, pero no me aparto en mi mente de la Verdad de que soy un ser espiritual, una Identidad única, siempre perfecta y completa.
No fui creado como un ser aislado, porque Dios no conoce a otro que no sea Él Mismo.
Dios es Conciencia, y es sólo la Conciencia la que se expresa individualmente. Yo soy Conciencia.
No tengo una mente propia, porque sólo existe una Mente; no existe la mortalidad, ni seres aislados, sólo el Único que soy. Todo es el Espíritu.
A través del amor y la adoración, me he entregado por completo al Espíritu, y la conciencia del Ser se disuelve en el supremo, absoluto conocimiento de Quién Soy. Sólo vivo como conciencia espiritual.
DÍA 27
Honro los dones que me han sido dados para ver, sentir y experimentar aquello que está más allá del rango de lo normal. Acepto esta visión etérica en el reino subjetivo detrás del físico como una visión elevada de la vida, y un simple sub-producto de la conciencia espiritual. No busco tales experiencias por sí mismas. Dejo que ocurran mientras persigo mi meta de vivir en las más elevadas frecuencias de la conciencia y ser la Persona Completa que fui creada para ser.
DÍA 28
Estoy listo para participar en la gran revolución de mente y corazón para revelar la paz
duradera en la tierra. Como un Caminante de la Senda en este mundo, estoy dispuesto a unirme con los hombres y mujeres que vienen a través de los pasajes dimensionales y les ofrezco toda mi cooperación. Consiento entusiastamente en ser parte del equipo que se está reuniendo en ambos lados del velo para revelar el Plan Divino.
Abro ahora mi facultad imaginativa y veo en la pantalla de mi mente la gran actividad que está teniendo lugar a través de las puertas abiertas, y dejo que mi Espíritu me muestre la visión de la próxima transformación en la tierra.
DÍA 29
Callado y suavemente, subo al lugar secreto de Lo Más Alto en mi conciencia. Comprendo mi verdadera Identidad como el Cristo de Dios, y en este Conocimiento, la Palabra se expresa a través de mi y el Poder se libera en el mundo, en la conciencia colectiva, y el gran cambio comienza. Las profecías de auto-realización no se realizan, y las ilusiones se dispersan para revelar la Realidad espiritual el único mundo de paz, amor y dicha.
El despertar espiritual está teniendo lugar a través de la actividad de Cristo. Sólo veo paz.
DÍA 30
Ahora entiendo. Aquello que persigo se aleja de mí, sea salud, riqueza, éxito o buenas relaciones. Ser como Jesús significa quedarme quieto y CONVERTIRME en aquello que
busco, aquello que ya soy y tengo en la integridad de mi ser. Entonces todo lo que desee a través de mi visión de la vida ideal literalmente vendrá a perseguirme.
He encontrado el punto de contacto dentro de mi mente que corresponde al reino terminado en la tierra, la plenitud de la vida donde cada aspiración ya se ha manifestado plenamente. He visto esto. Lo he sentido. He entrado en él en conciencia y me he vuelto eso. Soy todo lo que pude concebir que sería, y la gloria de Dios llena ahora mi corazón y mi mente.
Y la Palabra fue pronunciada: Quédate quieto y sabe que yo soy Dios.

John Randolph Price